Todos los servicios se ofrecen tanto a nivel presencial como telemático

Terapia individual de niños y adolescentes

Los niños y adolescentes requieren un trato diferente al que se le da a los adultos, porque tienen diferentes conductas, porque están en proceso de maduración y formación de su propia personalidad, y esto hace que muchos trastornos y problemas se traduzcan en diferentes síntomas que en los adultos. Por esto, es necesario un especialista en psicología infanto- juvenil que tenga formación y experiencia específicas en esta etapa de la vida. De lo contrario, corremos el riesgo de no aplicar tratamientos ni técnicas adecuadas y, en consecuencia, de provocar más perjuicio que beneficio a la persona que nos demanda atención psicológica.

El funcionamiento de estos servicio empiezan con sesiones de evaluación (una o dos, dependiendo de la complejidad del motivo de consulta) en la que se construye la historia pasada y presente del niño/adolescente, y se intenta hallar el foco causante del problema. Después, las sesiones de terapia tienen una duración aproximada de 45 minutos cada una, adaptadas al problema y a la persona, y donde la confianza entre el terapeuta y el niño/adolescente se antoja, si cabe, más importante que en el caso de un adulto.