Se han acabado las navidades para los niños, ¿y ahora qué?

#Navidad #rutinas #propósitos #niños #vueltaAlCole

Niños, Ganar, Éxito, Videojuego, Jugar

La navidad supone un periodo de cambios en nuestras rutinas, y como somos seres de costumbres, volver otra vez a ellas a veces se hace difícil. Más difícil es aún si tenemos en cuenta lo poco que nos cuesta «desatarnos» de las mismas rutinas ya instauradas y entrar en la espiral de comer en exceso (y mal, nutricionalmente hablando, claro…), trastocar todos los horarios de sueño y generalmente estar «poco productivos» sin excesivos remordimientos porque estamos en periodo de asueto. Sin embargo, tan típico de la navidad como desajustar toda nuestra habitual vida más o menos saludable es el hecho de hacernos propósitos de año nuevo (siempre, claro está, a partir del día 7…), a menudo en forma y cantidad que ni con la mayor de la fuerza de voluntad posible podrían cumplirse eficientemente. Cuando hablamos de niños, aún se torna más complicado, máxime teniendo en cuenta que el día anterior de volver a la normalidad, los Reyes han dejado un reguero de juguetes (de los que a menudo no se quieren despegar, como es lógico) y han disfrutado mucho al lado de los suyos (a los que posiblemente no vuelvan a ver otra vez reunidos hasta dentro de un año). Por eso, a continuación te vamos a dar algunas pautas (y, de paso, vamos a llevar a cabo un ejercicio de realidad) de cómo llevar mejor la vuelta al cole (y, de paso, a tu trabajo).

Readaptarnos antes de la vuelta al cole

Niño, Jugar, Estudio, Color, Aprender

Siempre se suele recomendar rehabituar las rutinas con al menos unos días de antelación a la llegada de la vuelta al cole. Como hemos dicho antes, esto a veces es una tarea difícil si en tu casa se celebran los reyes (más que nada porque son justamente el día anterior). Sin embargo, existen algunos mitos en torno a cómo tiene que ser esta readaptación: en ningún caso ha de ser brusca, sino al contrario, ya que se trata de ir rehabituando poco a poco nuestras costumbres, nuestro sueño, etc. Y cuanto más progresivo sea, más fácil será sobrellevarlo: ir poco a poco yéndonos a la cama más pronto para que su hora de levantarse vaya ajustándose al horario «real», dedicar un ratito los días previos a repasar las tareas de navidades o a leer un poco más de lo habitual para que la vuelta no se nos haga dura (si podemos hacer esto de manera lúdica, muchísimo mejor! al final, no se pretende que el niño sea capaz de leerse El Quijote, sino de que disfrute leyendo y que cuando sea mayor mantenga esa pasión por la lectura).

«¡Déjame jugar un poquito más!»

Bebé, Oso De Peluche, Jugar, Juguete

Es normal que los niños pidan alargar el momento de juego unos días más. Normal y sano, además de indicador de que los juguetes de los Reyes le han gustado. Por eso, no podemos pretender que pasen de jugar 8 horas al día a estudiar otras tantas. Así, podemos aprovechar los coletazos de la navidad para quitar entre todos (jugando) el árbol, aprovechar a hacer una salida familiar y, sobre todo, jugar juntos algunos días más. Todo, claro está, de manera que poco a poco se vaya aminorando la cantidad de juego (si es necesario, ya que a menudo los fines de semana podemos hacer estas cosas un ratito y deberes otro ratito) hasta niveles que permitan ser eficientes en las tareas escolares (nos tememos que esto será poco aplicable a tu trabajo, a donde tendrás que llegar dando casi casi el 100 % de ti…).

Los niños se miran en un espejo, y ese espejo eres TÚ

Si tú te quejas de tu trabajo, ¿cómo vas a pretender que tu peque no se queje del suyo? Así, intentemos dar una imagen positiva (o al menos neutra) de nuestros quehaceres, si queremos que ellos no lo vivan con la misma negatividad que lo hacemos nosotros. Si nos levantamos diciendo que «ojalá me pudiera quedar en la cama y no ir a trabajar», ¿qué crees que te responderá el más peque? Recuerda que aprenden rápido, pero que sobre todo son tu propio reflejo (para bien y para mal): muestra una imagen positiva y el reflejo te gustará…

Persona, Niño, Espejo, Memoria, Triste

Resaltar los aspectos positivos para vivirlo de manera positiva

Kids, Niña, Lápiz, Dibujo, Portátil

A veces se nos olvida que el colegio (también la vuelta al trabajo, aunque se nos haga más difícil de ver) tiene muchas cosas positivas, y que debemos nosotros como padres ensalzar estos aspectos para que ellos también los vivan como tal. Así, los peques vuelven a ver a sus compañeros y amigos, vuelven a vivir lo emocionante que es descubrir nuevos aprendizajes y saber mucho más, volvemos a esas extraescolares que tanto nos gustan y aportan (simplemente, porque si no nos les hubiéramos apuntado) o incluso continuamos con el proceso de aprendizaje de alguna destreza que se quedó a medias (como nadar, por ejemplo). Y todo eso es genial para ellos (y ellos también lo saben), sólo que hace falta que se lo expongamos de manera positiva…

Readaptar algunas pautas poco a poco

Tortugas, Reptil, Concha De Tortuga

Pudiera ser que algunas cosas nos cuesten más de la cuenta, como por ejemplo, concentrarnos. Es normal y no debemos agobiarnos por ello. Así, quizás al principio nuestros peques requieran de un poco más de supervisión que de costumbre, o que incluso les volvamos a enseñar cómo estar centrados en una tarea. Esto no significa que estemos dando un paso atrás, sino que volvemos de un periodo en el que no lo hemos practicado y necesitamos enseñar a nuestra cabeza que vuelve a tocar centrarse. A veces, simplemente, lo notes porque tienes que recordarle varias veces la necesidad de hacer los deberes, porque se queje de que éstos son más difíciles de lo normal… Al principio, podemos intentar hacer descansos cortos pero frecuentes, para luego ir reduciéndolos. Pero sobre todo, sin olvidarnos de una cosa muy importante: son niños y también deben tener tiempo para jugar (cuanto más peques son, más tiempo necesitan para esto, ya que es su actividad básica que les permite desarrollarse).

¡Date tiempo…!

Mono, Cuídate, Animales, La Atención

A veces los niños simplemente reflejan nuestra incapacidad de gestionar todo para poder tiempo a llegar a todo. A veces, es simplemente que nos hemos descuidado durante una temporada. Por eso, esta etapa puede y debe durar lo que sea necesario, sin prisa pero sin pausa. Porque lo importante no es hacerlo ya, sino que terminen (y terminemos) por disfrutar de lo que hacemos, pero sobre todo, de disfrutarnos de nosotros mismos. Y eso no hay hábito ni extraescolar que valga, porque solo lo podemos hacer nosotros (por nosotros)…

FELIZ AÑO 2020 Y FELIZ VUELTA AL COLE (TRABAJO)

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *